Tienes una cita en Falset
con los vinos de la comarca del Priorat

Te esperamos del 30 de abril al 3 de mayo de 2020

Los vinos de la DO Montsant y la DOCa Priorat
volverán a ser los protagonistas

A su alrededor girará un evento que se ha convertido en cita obligada para aficionados y profesionales del sector, sabedores de que en la comarca del Priorat se elaboran grandes vinos reconocidos en todo el mundo.

Uno de los grandes valores de esta Feria es la posibilidad de hablar con los elaboradores de estos grandes vinos en su casa, en el Priorat. Es una oportunidad perfecta para conocer el trabajo artesano que contiene cada botella de vino y, a la vez, para dejarse seducir por el entorno y los paisajes de donde nacen.

Del 30 de abril al 3 de mayo de 2020 tienes una cita en Falset. ¿Te lo vas a perder?

La Feria de 2019 en cifras

0
Eventos por toda la comarca
0
Bodegas participantes
0
Degustaciones servidas

La DO Montsant

La Denominación de Origen Montsant ha pasado de ser una de las revelaciones de los últimos años a convertirse en un referente del panorama vitivinícola nacional e internacional. La calidad de sus vinos, de garnachas y cariñena, ha dado la razón a la crítica y prensa especializada, que en su día la calificaba de “valor en alza” y “gran descubrimiento”.

Los elogios de la crítica especializada tienen su reflejo en los consumidores. Hoy en día, los vinos de Montsant se encuentran en las mesas de una cuarentena de países. Casi la mitad de los vinos que se elaboran en Montsant se destina a la exportación.

La DOCa Priorat

Hablar de la región del Priorat es hablar de una de las zonas productoras de vino que en los últimos años ha alcanzado más prestigio en todo el mundo. Los Priorat se han situado entre los vinos más apreciados del planeta gracias a muchos factores.

Entre los más reconocidos está su intensa fidelidad al terruño (terroir), una tierra integrada en un paisaje de gran belleza que se ha mantenido inalterado a lo largo de los siglos, marcado por la presencia del suelo de llicorella (la pizarra autóctona) i donde hasta hoy se ha preservado la esencia y la identidad de los pueblos en armonía con el entorno y los cultivos. Por eso se puede decir que paisaje natural, paisaje humano y vino son indisolubles en el Priorat. Un vino que habla con voz propia, una voz única, la de su terruño. Un vino que se convierte en la voz de la llicorella, su más pura expresión.